La Ruta del Censo

Switch to desktop

Censos en Bolivia

Censos en Bolivia (5)

¿ QUÉ ES UN CENSO NACIONAL AGROPECUARIO ?

Censo Agropecuario 2013El período de empadronamiento del próximo Censo Nacional Agropecuario tendrá una duración máxima de 16 días calendario.

El Censo abarcará todo el territorio clasificado como disperso o rural del país, incluirá en la cobertura a todas las Unidades de Producción Agropecuaria –UPA-. No se descarta la ampliación de esta cobertura a periferias urbanas de algunas ciudades.
Empadronará por separado las características de cada UPA y la información a registrar corresponderá a un período de referencia previamente definido.

 

OBJETIVOS

Conocer la estructura e inventario actuales de la producción agropecuaria nacional.
En otros términos, el III Censo Nacional Agropecuario (CNA) consistirá en captar, procesar y difundir información sobre la estructura productiva del sector, así como sobre la estructura organizacional y la distribución de las tierras.
Un Censo Nacional Agropecuario se constituye en un mecanismo valioso utilizado en muchos países del mundo para la obtención de información estadística del sector, recomendado por organizaciones de carácter supranacional su implementación. En función de dichas características, el propósito fundamental del III CNA, será: "Alcanzar el conocimiento actualizado de la estructura de producción agropecuaria a nivel municipal y a otros niveles espaciales menores (comunidades), estableciendo la disponibilidad y usos de los recursos tierra, capital y trabajo en el sector".


Los cambios en la estructura de producción agropecuaria en el país, se deben a cambios sistémicos como la tenencia de la tierra, aplicación de nuevas tecnologías y economías de escala. Si bien estos cambios no son frecuentes, es necesario conocerlos para el establecimiento de políticas y estrategias que favorezcan el desarrollo del sector.
La FAO refiere como norma el hecho de que, en países de crecimiento sectorial regular, transcurra un período de diez (10) años entre un levantamiento general de datos agropecuarios, y otro. Asimismo, infiere la necesidad de que ese plazo se reduzca en aquellos países en que se experimenten cambios estructurales por una dinámica mayor en su desarrollo sectorial.

 

Objetivos Específicos


1. Ejecutar el III Censo Nacional Agropecuario (CNA) mediante el levantamiento exhaustivo de datos de las UPAs.
2. Elaborar un Registro Nacional de UPAs.
3. Elaborar una nueva cartografía digital y un Marco Censal (MC) a nivel nacional, acorde a los propósitos estadísticos.
4. entar las bases para la implementación del Sistema de Información del Sector Agropecuario en Bolivia (SISAB), a partir de la construcción del MC sectorial.
5. Mejorar las capacidades de los recursos humanos y operacionales de las principales instituciones que se involucrarán en el proceso (INE y MDRAMA).

 

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?


Existe una serie de elementos técnicos y requerimientos de información estructural del sector productivo agropecuario y rural del país, que precisa complementarse con el conocimiento pleno de las características y condiciones productivas de las UPAs, a partir de lo cual se pueda efectuar la definición y formulación de políticas, estrategias, planes, programas y proyectos de desarrollo sectorial.
En este contexto, se justifica la realización del III Censo Nacional Agropecuario (III CNA), vista la necesidad de establecer las bases que sustenten la funcionalidad y sostenibilidad de medidas de política sectorial, ante la serie de incongruencias y/o falencias de información en el área, tales como:


Desarticulación y amplia vulnerabilidad del Sistema de Información Agropecuaria (los únicos instrumentos disponibles en la actualidad son producto del II CNA – 1984 y de la Encuesta Nacional Agropecuaria -ENA- 1997).

• Se desconoce la actual estructura productiva agropecuaria del país.
• Esfuerzos aislados y dispersos en el ámbito local y regional se aplican desde el sector público y privado (metodologías diversas, sin coordinación inter-institucional, falta de control de calidad, y dificultades de comparación).
• Instituciones apoyadas por organismos internacionales trabajan en el tema de Recursos Naturales y Medio Ambiente, con el empleo de información satelital, mientras otras utilizan Encuestas y Censos (se complementan, pero no puede hacerse análisis y comparaciones).
• No se dispone de un marco muestral sectorial específico y actualizado.
• Nomenclatura y coeficientes técnicos desactualizados (datan del año 1990).
• Se requiere de información sectorial desagregada a nivel municipal.
Puede afirmarse que la realización del III CNA permitirá alcanzar los siguientes beneficios estadísticos:
• El desarrollo, ejecución y fortalecimiento de un Sistema de Información sectorial, logrando atención privilegiada para los problemas del productor pequeño, y del productor mediano en particular.
• El establecimiento de una nueva línea de base sectorial, a nivel nacional, departamental, regional y municipal.
• Facilitar la elaboración del registro nacional de productores, como un instrumento útil para identificar y facilitar la capacitación, asistencia técnica, acceso a crédito y servicios de alerta temprana, además de otros.
• Que la información a ser obtenida sea útil para los productores, las organizaciones campesinas, los Municipios, las Prefecturas, la Cooperación Internacional, Ministerios y otros, pues facilitará la toma de decisiones, planificación, control de gestión, formulación y evaluación de políticas, planes, programas y proyectos de desarrollo sectorial.
Vale decir que la generación y disponibilidad de información actualizada del sector agropecuario (objetiva, confiable, pertinente, consistente y -sobre todo- oportuna), servirá para la formulación de políticas y toma de decisiones eficientes y adecuadas a fin de lograr su desarrollo sostenible, especialmente en los siguientes aspectos:


• Reducción de la opacidad e imperfecciones del mercado;
• Reducción de los costos de transacción;
• Reducción de los riesgos en la toma de decisiones;
• Incremento del acceso a las oportunidades;
• Mejoramiento de la calidad de las decisiones;
• Orientación de las investigaciones;
• Perfeccionamiento de las decisiones de inversión;
• Mejoramiento de los planes de desarrollo;
• Incremento de la participación de los sujetos de desarrollo;
• Incremento de la capacidad de organización participativa;
• Reducción o levantamiento de restricciones que frenan el desarrollo;
• Mejoramiento de las relaciones de los sujetos con los entornos sociales y naturales;
• Reducción de la ineficiencia de los procesos productivos y organizativos;
• Reducción de los costos de producción;
• Selección de tecnologías apropiables;
• Aumento de los ingresos de las unidades productivas; y
• Mejoramiento de la calidad de vida cultural.


En suma, la necesidad de contar con información en el sector agropecuario, que en la medida en que esté actualizada permite interactuar con más eficiencia ante la realidad presente, orienta nuevamente hacia la necesidad de efectuar el III CNA, añadido el estado de situación favorable de relacionamiento político, cultural y social que experimenta el actual Gobierno con pobladores del área rural del país.

Finalmente, la mención expresa que debe realizarse en este capítulo de fundamentaciones relativas al Proyecto III CNA, orienta nuestra mirada a la participación decidida de la Cooperación Internacional, que una vez más, pero en esta ocasión quizás con mayor ímpetu y seguridad respecto de la pertinencia y conveniencia de ejecutar este Proyecto, se dispone con toda seriedad a apoyarlo. Este es un aspecto que no debe dejarse de lado, por la posibilidad que existe de contar con recursos económicos de la Cooperación Internacional, para culminar el III CNA sin tener que recurrir necesariamente a otras entidades, cuya naturaleza es más bien de tipo crediticio (CAF, BID, BM, etc.).

Viernes, 10 Agosto 2012 11:13
Publicado en Censos en Bolivia
Escrito por
Leer más ...

Bolivia es un país de escasa tradición censal ya que en el lapso de 175 años de vida republicana, contados desde el primer censo de 1831 y el último realizado en 1992, el país se ha efectuado diez censos de población y cuatro censos de vivienda.

En realidad, los primeros seis eventos entre 1831 y 1900 apenas fueron recuentos poblacionales. Recién a partir del año 1950 se realizó un verdadero censo demográfico que además de obtener información sobre el número de habitantes y su distribución espacial, recogió datos sobre las características sociales y económicas de la población; en esa oportunidad, por primera vez, se incorporaron preguntas relativas a la vivienda.

Los posteriores censos nacionales de población y vivienda que se realizaron en el país fueron en 1976, 1992 y 2001, ahora se viene planificando y realizando el Censo Nacional de Población y Vivienda 2012 según los antecedentes, será el XI Censo Nacional de Población y V Censo Nacional de Vivienda.

Viernes, 10 Agosto 2012 11:07
Publicado en Censos en Bolivia
Escrito por
Leer más ...

El 2 de agosto de 2012, el gobierno aprobó el Decreto Supremo Nº 1305 que convoca y oficializa la realización del Ceno el 21 de noviembre del año en curso. Sin embargo, a menos de cuatro meses para la realización del operativo censal, aún se deben realizar varias actividades fundamentales, como ser la conclusión de la actualización cartográfica multipropósito, la definición del contenido de la boleta censal y de los instrumentos que garanticen la calidad de los datos obtenidos, la capacitación de los encuestadores y las campañas de concientización a la ciudadanía.

 

Bolivia es un país de escasa tradición censal ya que en el lapso de 175 años de vida republicana, contados desde el primer censo de 1831 y el último realizado en 1992, el país se ha efectuado diez censos de población y cuatro censos de vivienda.

 

En realidad, los primeros seis eventos entre 1831 y 1900 apenas fueron recuentos poblacionales. Recién a partir del año 1950 se realizó un verdadero censo demográfico que además de obtener información sobre el número de habitantes y su distribución espacial, recogió datos sobre las características sociales y económicas de la población; en esa oportunidad, por primera vez, se incorporaron preguntas relativas a la vivienda.

 

Los posteriores censos nacionales de población y vivienda que se realizaron en el país fueron en 1976, 1992 y 2001, ahora se viene planificando y realizando el Censo Nacional de Población y Vivienda 2012 según los antecedentes, será el XI Censo Nacional de Población y V Censo Nacional de Vivienda.

Viernes, 10 Agosto 2012 11:04
Publicado en Censos en Bolivia
Escrito por
Leer más ...

CENSOS DE POBLACIÓN Y VIVIENDA

Es el proceso total de recolectar, compilar, evaluar, analizar y publicar o diseminar en cualquier otra forma, los datos (o la información) demográficos, económicos y sociales que pertenecen en un momento determinado, a todas las personas de un país o de una parte bien delimitada del mismo.


La principal fuente de información demográfica es el Censo de población. Su utilidad más directa es elaborar tablas y cuadros estadísticos, tasas y números índices en relación con las variables que se preguntan en el cuestionario del censo.
La información que se obtiene de un censo de población permite tomar decisiones en relación con los siguientes aspectos, entre otros:

• Equipamientos sociales
• Política educativa
• Política sanitaria
• Planificación económica
• Administración y gestión estatal o provincial
• Conocer los movimientos migratorios
• Política de vivienda

 

CENSO DE POBLACIÓN

Jorge ARIAS DE BLOIS

 

I. Concepto

Es el proceso total de recolectar, compilar, evaluar, analizar y publicar o diseminar en cualquier otra forma, los datos (o la información) demográficos, económicos y sociales que pertenecen en un momento determinado, a todas las personas de un país o de una parte bien delimitada del mismo. Esta definición corresponde a la que actualmente utiliza Naciones Unidas, e incluye muchos aspectos más que la simple enumeración que para muchos ya constituye un censo.

II. Características

Un buen censo de población debe satisfacer cuatro requerimientos básicos: a) enumeración individual, b) universalidad, c) simultaneidad y d) periodicidad.

A. Enumeración individual

La idea básica que hay tras un censo es la de enumerar separadamente a cada individuo con sus correspondientes características que también deben ser anotadas en forma separada. Lo importante es cubrir a todos los individuos como sujeto de enumeración, pero ello no impide que al usar la técnica del muestreo combinada con la del censo, algunas preguntas específicas sólo se hagan a las personas incluidas en la muestra. Se supone que el diseño de la muestra (tamaño y distribución geográfica) es consistente con el tamaño de las áreas (localidades, municipios, provincias, etc.) que se desea utilizar en la preparación de las tabulaciones, tomando en cuenta el grado de detalle con que se desea presentar las tabulaciones cruzadas. Es decir que la enumeración por grupo no se puede considerar como una operación censal. Sin embargo la información que es de tipo común para toda la familia o el hogar, como sucede con aspectos geográficos (dirección, municipio, etc.), características de la vivienda, existencia de una industria en el hogar, idioma que se habla en el seno de la familia, etc., no tiene necesariamente que ser anotado para cada individuo. Sin embargo a veces se señala la conveniencia de enumerar en grupo cuando existen conjuntos de habitantes que no pueden ser empadronados individualmente tales como grupos que viven al margen de la estructura socioeconómica del país.

B. Universalidad

El censo debe cubrir todo el país o una parte bien delimitada del mismo (región, departamento, municipio, etc.) si es que sólo se desea una cobertura parcial. El censo de población debe incluir a todas las personas que estén presentes o que residan en el territorio antes delimitado, de acuerdo con el tipo de censo (de facto o de jure) según se define éste más adelante.

C. Simultaneidad

Cada persona debe ser enumerada, tan cerca como sea posible, de un punto bien definido en el tiempo (por ejemplo la media noche anterior al día del censo) con el fin de que el censo sea un reflejo exacto, hasta donde sea posible, de la población en un momento determinado. A menudo se dice que el censo de población es como una fotografía de la población en ese instante.
Las respuestas a las diversas preguntas (edad, estado civil, nacionalidad, etc.) deben ser dadas para ese momento previamente fijado, pero esto no excluye que para dar respuesta a algunas preguntas, se fije un periodo mayor (por ejemplo, si tuvo trabajo durante la semana anterior a la fecha del censo, cuál fue la fecha de nacimiento del último hijo vivo, dónde residía cinco años antes, etc.)

D. Periodicidad

Desde que se inició la toma de censos en una forma sistemática, se pensó que éstos deberían ser levantados con una cierta periodicidad con el fin de facilitar la comparación de la información obtenida. Una de las variables básicas que se maneja en el censo es la edad, y es costumbre que la mayor parte de las tabulaciones cruzadas que utilicen esa variable, desagreguen la población en grupos de cinco en cinco años, o de diez en diez. La toma de censos cada diez años, como ha sido recomendada, facilita la comparación de un censo a otro por grupos de edad, así como hace disminuir la influencia perturbadora de la declaración corriente de la edad en números terminados en cero y cinco. No obstante que ha habido recomendaciones internacionales en el sentido de levantar los censos de población, por lo menos cada diez años, en los terminados en cero, con el fin de mantener una simultaneidad universal, a menudo razones de orden legal, administrativo y sobre todo financiero, han hecho difícil, para un buen número de países, cumplir con dicha recomendación y se han contentado con la alternativa de levantarlo cerca de esos años.

A los cuatro requerimientos antes señalados, se podría agregar el de comparabilidad tanto nacional como internacional. Esto significaría utilizar, hasta donde sea posible, los mismos conceptos y definiciones para hacer directamente comparable un censo con otro. El primer intento formal de levantar un censo de población en todos los países, con una base mínima comparable fue realizado por esfuerzos de Naciones Unidas, con el apoyo de organismos regionales, para el año 1950. Para el continente latinoamericano se levantó lo que se llamó el Censo de las Américas (COTA 1950) que contó con el apoyo regional del Instituto Interamericano de Estadística (IASI de Washington D.C.) y fue la primera oportunidad que hubo de obtener información censal para todo el continente en forma más o menos simultánea. A pesar de las recomendaciones y los acuerdos obtenidos se ha hecho muy difícil repetir esa operación en forma integral durante las décadas subsiguientes. Aunque ha existido el deseo de mantener la comparación de un censo a otro dentro de cada país, y de los censos entre los diversos países, diversas razones de orden local han interferido con ese buen propósito cuando se ha visto que es necesario, por circunstancias especiales, modificar algunas de las definiciones antes utilizadas. Esto ha pasado con conceptos como urbano y rural por ejemplo, o con la definición de la población económicamente activa.

III. Clases de censo

Aunque la unidad de enumeración es el individuo, se hace necesario fijar las condiciones que rodean dicho individuo para ser censado. Bajo ese punto de vista han existido dos clases de censo atendiendo a la residencia del individuo: A. Censo de hecho o "de facto", y B. Censo de derecho o "de jure".

A. Censo de hecho o "de facto"

En esta modalidad de censo se enumeran todas las personas que se encontraban en la vivienda o unidad de control de la enumeración, a la fecha y hora que se ha señalado para el censo, sea que residan o no en dicha unidad de habitación. Este método presenta dificultades para tratar a las personas que pasaron eventualmente la noche en el hogar, así como a las que estaban ausentes por trabajar de noche.

B. Censo de derecho o "de jure"

En esta clase de censo la persona es enumerada en el lugar donde reside habitualmente. Esto implica definir en forma precisa, qué se considera como lugar de residencia, para evitar los problemas que se puedan presentar con la población que ocasionalmente no se encuentra viviendo en su domicilio; por ejemplo, las personas que se encuentran la noche del censo como visitantes pero viven en otro lugar no serían censadas en el sitio visitado, pero sí lo deberían ser en el lugar donde residen. No cabe duda que esta segunda alternativa ofrece mayores dificultades operativas que la primera que es más objetiva. A menudo, algunas omisiones o duplicaciones de población, en el proceso de empadronamiento, se atribuyen al uso de uno u otro de los métodos indicados si no se toma el cuidado necesario. Por la dificultad que presentan algunos grupos de población, como son el personal diplomático y militar, a veces se solicita que se presenten por separado, con algunas de sus características demográficas básicas. El tratamiento de este grupo en forma especial, para garantizar la comparación internacional, condujo al concepto de "población total" que recomendó la Comisión del Censo de las Américas de 1950. A quienes excluían de su censo a esos grupos residentes en el extranjero se les recomendaba enumerarlos, o estimarlos, con algunas de sus características demográficas básicas.

IV. Métodos de enumeración

Hay dos métodos principales de enumeración: 1. el de entrevista directa, y 2. el de autoenumeración. En el primero, un empleado del censo visita cada hogar, lista a las personas que viven en el mismo, y a continuación procede a formular las preguntas, en orden, a cada individuo, o a menudo, entrevistando a un miembro de la familia. En el segundo método, los formularios son distribuidos, generalmente uno en cada hogar, y la información es anotada por uno o más miembros del hogar para todos los integrantes del mismo. El primer método tiene la ventaja que se puede contar con entrevistadores seleccionados y debidamente entrenados, que pueden ayudar en la obtención de una información de mejor calidad, y por eso es adecuado para levantar censos de poblaciones en lugares donde el nivel de educación es bajo. En el segundo método no se requiere contar con ese tipo de entrevistador, ya que sólo distribuye los formularios y los recoge. Cuando los recoge puede proceder a hacer una revisión sobre la calidad del llenado, para hacer en ese momento las correcciones y ampliaciones del caso. En algunas oportunidades se puede usar el correo, tanto para distribuir los formularios como para recogerlos, o para realizar ambas operaciones. Algunos señalan como ventaja de este método, que se le da más tiempo a las persona para responder así como para que se encuentren en el hogar con lo cual se puede obtener respuestas directas. Se considera que es el método más adecuado si se trata de un censo de facto.

Naciones Unidas ha recomendado, para propósitos internacionales, el concepto de "población total" según el cual cada país debe tratar de obtener el número total de personas presentes al momento del censo, excluyendo el personal militar, naval y los diplomáticos y sus familias localizadas en el país e incluir al personal militar, naval y diplomático del país y sus familiares que viven en otro país, así como los marinos mercantes que viven en el país, pero que se encuentran fuera del mismo a la fecha del censo. Esta no sería una población "de facto" ni "de jure", pero suministraría la información necesaria para comparaciones internacionales y para integrar totales regionales y mundiales.

Cuando se trata de asignar la población censada a las divisiones geográficas del país (departamento, provincias, municipios, etc.), se ha recomendado que se utilice el método que mejor satisfaga las necesidades nacionales. Por eso muchos países que habían usado el método de facto, se han inclinado después por el de jure, dado las complicaciones que se originan en el primero para realizar estudios de la composición de la familia, la preparación de estadísticas de migración, para el cálculo de estadísticas vitales por lugar de residencia, para asignar fondos federales o nacionales entre las diversas divisiones geográficas, y para fijación del número de representantes a cuerpos colegiados como el Congreso Nacional, el Senado, etcétera.

V. Utilidad general de los censos

En un principio, el censo de población tuvo por objeto principal atender necesidades del Estado referentes a las obligaciones militares, tributarias y de trabajo de los habitantes de un país. Posteriormente, al empezarse a generalizar el sufragio, los resultados censales, en cuanto a número de habitantes, empezaron a ser utilizados para la fijación de la representación electoral. Posteriormente ha venido cambiando su alcance hasta el punto que hoy en día, tal como dice Naciones Unidas "el censo de población es una operación estadística de gran utilidad en cada país. Constituye la fuente primaria de las estadísticas básicas de población, necesarias para fines gubernamentales y para muchos aspectos de la planificación económica y social". Se podrían señalar muchas otras aplicaciones, entre ellas la de servir de marco de referencia para la preparación de encuestas por muestreo que son tan útiles.

Los primeros censos que se podrían considerar orientados en forma moderna, se levantaron en los países escandinavos y en los Estados Unidos de América, en el siglo XVIII. Posteriormente, sobre todo en las postrimerías del siglo XIX ya se había generalizado dicha práctica a varios países, hasta culminar en el esfuerzo colectivo realizado a mediados del presente siglo, ya que durante el período 1945-1954 levantaron sus censos de población no menos de 150 países y algunos de ellos lo hacían por primera vez. Posteriormente se ha ampliado el campo con el desarrollo de nuevas metodologías que permiten investigar, a través del censo, niveles de fecundidad y mortalidad, lo cual ha sido de gran ventaja para aquellos países que carecían –o aún carecen– de un sistema adecuado de estadísticas vitales.
Aunque ya se señaló la importancia y utilidad de los censos, se reconoce que la finalidad fundamental de un censo –que en cierta forma es una reafirmación de su función original– es la de "suministrar estadística esencial para la formulación de la política gubernamental y para otros fines administrativos", como cuando se refiere a la formulación de legislación y políticas de desarrollo económico y social, empleo, vivienda, salud pública y bienestar social, migración y otros campos más que son de responsabilidad de los gobiernos, y para las cuales es necesario contar con información, lo más exacta posible, sobre los efectivos de población, de acuerdo con sus diferentes características (sexo, edad, estado civil, nivel cultural, situación económica, etc.), y sus respectivas condiciones de vida.

Hay dos aspectos, de orden político, que conviene hacer resaltar. Uno de ellos es la utilidad de las cifras censales de población, por áreas menores, que puedan ser utilizadas para que las autoridades centrales o el organismo que corresponda haga las asignaciones de fondos y otros recursos a las respectivas poblaciones, para lo cual generalmente se basan en el número de habitantes y algunas características especifícas de los mismos. La otra aplicación se refiere a que, por lo general, el sistema electoral de un país, así como algunos aspectos relacionados con el estatuto jurídico o administrativo de los departamentos, provincias, ciudades, localidades, etc., se basan en los recuentos de población. A menudo la representación en el congreso o asamblea nacional se hace con base en un representante por cada cierto número de habitantes residentes o fracción del mismo, en otros la población de áreas menores puede ser integrada para formar distritos electorales. La realización de censos periódicos permite revisar, no sólo la magnitud de las diversas divisiones político-administrativas del país, sino también sus tendencias al crecimiento –o decrecimiento en su caso– y a los cambios que se operan por incorporación o anexión de áreas vecinas, una de las formas en que crecen las ciudades grandes y las áreas metropolitanas.

La información rendida por uno o más censos, y su combinación con las estadísticas vitales, permite, bajo suposiciones plausibles, proyectar el monto de la población clasificada por sexo y edad –y posiblemente otras características como urbano-rural– para años futuros. Estas proyecciones de población son de mucha utilidad para examinar las implicaciones del crecimiento poblacional, según diversos niveles de las variables demográficas que entran en juego: fecundidad, mortalidad y migración.

VI. Omisión censal

Aún cuando al planificar y ejecutar un censo se trata de cumplir con los requerimientos que fueron señalados al principio, lo cual llevaría a un recuento completo de la población, se sabe que es difícil obtener una cobertura total, y que por ello, todos los censos muestran un mayor o menor grado de cabalidad. La diferencia entre la población realmente enumerada y la existente constituye la "omisión censal" que, en algunos casos, puede ser de cierta consideración sobre todo en ciertos grupos de edad (menores de un año por ejemplo) o en grupos de menor nivel cultural (por ejemplo ciertos, grupos étnicos, población dispersa, etc.). Con el fin de cuantificar esta misión, algunos países realizan una enumeración postcensal, por muestreo, no sólo para obtener dicha medida sino también para juzgar la calidad de la información recolectada. Cuando no es posible hacer la enumeración, se pueden utilizar métodos demográficos que combinen los resultados de censos anteriores y de las estadísticas vitales del período intercensal, con el fin de compatibilizar la información y así obtener una estimación de la omisión censal. Por lo general, las tabulaciones que presentan las oficinas censales se basan en la población realmente enumerada; pero para otros fines de análisis y, sobre todo para la elaboración de proyecciones, se utilizan las cifras corregidas por omisión.

Por la importancia que tienen las cifras de un censo y por las repercusiones que las mismas puedan tener, se acostumbra que el Congreso u otro organismo similar le dé una aprobación oficial a las cifras. Si se usan las cifras iniciales o las corregidas, dependerá del país.

 

Cómo interpretar información censal I

 

Periódicamente se realizan censos de diverso tipo. La información de los censos de población y vivienda permite conocer los principales aspectos demográficos y sociales de un país, una provincia o localidad. Además, existen censos económicos y agropecuarios, entre otros. Pero... ¿qué es un censo?, ¿para qué sirve?, ¿cómo se presenta la información? Estas y otras respuestas son útiles para aprender cómo se interpreta la información censal.

 

¿Qué es un censo de población y vivienda?

 

Un censo de población y vivienda es el recuento de la población y de las viviendas de un país, una provincia o una localidad, en un momento determinado. El procedimiento para llevar a cabo un censo se llama operativo censal y abarca varias etapas.

1. Tareas precensales: consisten en la planificación del censo. Incluyen la capacitación de los , la división del área a censar en zonas más pequeñas (en fracciones, radios y segmentos censales), la confección de las cédulas censales y la realización de pruebas piloto del censo. La difusión de la fecha en que se realizará el censo y la campaña de concientización para que la población colabore con los censistas forman parte, también, de las tareas precensales.

2. Relevamiento de la información: consiste en la visita de los censistas a los hogares para recopilar información. El día del relevamiento censal, en un censo nacional de población y vivienda, es declarado asueto para que las personas puedan permanecer en sus hogares y recibir al censista. Durante la visita, el censista interroga a las personas de acuerdo con el contenido de la cédula censal, que releva distintos aspectos sobre la población y la vivienda.

3. Compilación de la información: consiste en el procesamiento de los resultados obtenidos durante el relevamiento. Actualmente, esta tarea está informatizada. La compilación de la información incluye las siguientes tareas: ingreso de los datos, control y corrección; obtención de los resultados preliminares; codificación de los resultados y obtención de los resultados finales. Para corregir los posibles errores surgidos durante el ingreso de los datos, el organismo a cargo del operativo censal establece algunos controles que aseguran la calidad y la coherencia de la información; por ejemplo, se verifican las cantidades de personas y viviendas censadas: para eso, se confrontan las cifras relevadas con otras de referencia, tales como las del censo anterior, convenientemente actualizadas a través de encuestas realizadas por el Indec.

4. Difusión de la información: consiste en la publicación de la información tanto en formato papel como en formato digital. En la Argentina, se publican una compilación de los datos generales del país y tomos con la información desagregada por jurisdicciones (provincias y Capital Federal).

Según las recomendaciones de las Naciones Unidas, el relevamiento censal debe realizarse cada diez años, en los años terminados en cero. Esta regularidad permitiría comparar la información del último censo con la de los anteriores para analizar cómo varía la situación demográfica y social de una población.

Desde el año 1968, el Indec es el organismo encargado de elaborar y publicar los censos nacionales de población de la Argentina. El Indec es, además, el organismo que encabeza el Sistema Estadístico Nacional (SEN), formado por todos los institutos y oficinas de estadística del país.

En la Argentina, el primer censo nacional de población se realizó en el año 1869. A este censo le siguieron los de 1895, 1914, 1947, 1960, 1970, 1980 y 1991. El próximo censo nacional se realizará en octubre de 2001.

 

¿Qué nos dice un censo?

 

Los censos de población y vivienda recopilan datos sobre los principales aspectos demográficos y sociales de un país, una provincia o localidad. La información demográfica permite conocer datos sobre la población, tales como la cantidad de habitantes, la estructura por edad, la variación intercensal, etc. La información social releva aquellas cuestiones relacionadas con las condiciones de vida de la población: en qué tipo de casa viven, si tienen acceso a servicios de salud y a educación, si tienen provisión de agua potable y sistema sanitario, etc.

Los censos de población también compilan datos referidos a la vivienda y su entorno: dónde está ubicada la vivienda, cuáles son los servicios de la zona (recolección de residuos, alumbrado público, red de gas y de electricidad, etc.), cuáles son los servicios con los que cuenta la vivienda (por ejemplo, el agua corriente y los baños), cuáles fueron los materiales usados para la construcción, cuántas personas habitan en la vivienda, etc.

Pero no solamente existen censos de población y vivienda. Regularmente se realizan censos que recopilan y sistematizan información sobre otros temas. Por ejemplo, existen censos agropecuarios , censos económicos , entre otros.
Además, en la Argentina, en forma periódica se realizan diversas encuestas, como la Encuesta Permanente de Hogares , la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares , la Encuesta Industrial Anual , la Encuesta Nacional Agropecuaria.

 

¿Para qué sirve un censo?

 

Conocer la información censal tiene muchas utilidades. Por ejemplo, la cantidad de diputados de la República Argentina es proporcional a la cantidad de habitantes, de manera que cuando cambia la cantidad de habitantes se altera el número de representantes en la Cámara baja.

A los gobernantes, disponer de información censal actualizada les resulta muy útil para estimar las necesidades de la población con relación a cuestiones de vivienda, educación, salud, etc., y, en consecuencia, para definir políticas y acciones que tiendan a mejorar las condiciones de vida de los habitantes.

A los estudiantes e investigadores, acceder a la información puede servirles para estudiar las principales características demográficas y sociales de un área determinada, analizar la evolución de los indicadores (por ejemplo, de pobreza, de salud, etc.) y hacer diagnósticos sobre la situación social.

 

¿Cómo se presenta la información en los censos?

 

La información censal se organiza y se publica en cuadros. Cada cuadro, como el que se reproduce a continuación, contiene información específica y sobre ella da cuenta el título.

(2) No incluye al Sector Antártico e Islas del Atlántico Sur.
(3) Por razones del litigio existente las islas del Atlántico Sur no fueron censadas.

Este cuadro presenta información sobre la cantidad de habitantes de las provincias argentinas y de la Capital Federal, y sobre la superficie de cada jurisdicción. Está organizado en 7 columnas y 25 filas.

En la primera columna se detallan las jurisdicciones según la división política (provincias y Capital Federal). En las siguientes, los datos referidos a población total , cantidad de varones y de mujeres, índice de masculinidad, superficie y densidad de población.
En cada fila, entonces, pueden leerse los datos de cada jurisdicción. Así, si se quiere saber la cantidad de población y la superficie de Santa Cruz, se busca esa provincia en la columna "División política" y se leen los datos correspondientes en la fila que se inicia con "Santa Cruz". Lo mismo se puede hacer con el resto de las provincias. La última fila corresponde a los valores totales del país.

 

Actividad

 

Lectura del cuadro y aplicación de conceptos

A partir de los datos presentados en el cuadro:

 

1) Aplicar el concepto de densidad de población
La densidad de población es la cantidad de habitantes promedio por unidad de superficie. Se obtiene aplicando la siguiente fórmula:
Población total Superficie
El dato de la densidad de población es un indicador que permite relacionar la cantidad de habitantes con la superficie que ocupan. Es útil para estimar la concentración o la dispersión de la población. Además permite comparar los datos sobre población de dos o más jurisdicciones, ya que, en general, las cifras absolutas no ofrecen ningún parámetro para analizarlas e inferir información. Por ejemplo, saber que dos localidades hipotéticas A y B tienen 1.000.000 de habitantes cada una puede tener otro significado si se sabe, además, que la localidad A tiene 2.000 km2 y la localidad B, 1.000 km2. Es decir, que la localidad B tiene la misma cantidad de población pero la mitad de la superficie de la localidad A, por lo que es sencillo deducir que en ella la población está más concentrada que en la localidad A.
La densidad de población es un indicador que permite relativizar la cifra absoluta de cantidad de habitantes. Por ejemplo, muchas veces puede suceder que un área muy extensa, con escasa población, tenga una densidad muy baja. A la inversa, si un área es muy pequeña y tiene mucha población, la densidad será muy alta. Pero también puede ocurrir que haya muchos habitantes en una extensa superficie: la densidad del área, entonces, será baja.

 

En el cuadro , los datos de densidad de población se ubican en la séptima columna. Por ejemplo, en 1991, la provincia de Buenos Aires tenía 40,9 hab./km2; esto significa que había, en promedio, 40,9 habitantes por kilómetro cuadrado de superficie.

Analicen la información del cuadro y respondan:

• La densidad de la Capital Federal es la más alta de todo el país. ¿A qué creen que se debe?

• ¿A qué causas atribuyen que la provincia de Santa Cruz tenga la densidad más baja de todo el país?
• Las provincias de Misiones y Santa Fe tienen densidades de población similares. Lo mismo ocurre con las provincias de Córdoba y Entre Ríos. ¿Cómo pueden explicar los dos casos?

2) Aplicar el concepto de índice de masculinidad

El índice de masculinidad relaciona la cantidad de varones y la cantidad de mujeres que habitan una determinada jurisdicción política. Se obtiene aplicando la siguiente fórmula:

Cantidad de varones x 100 Cantidad de mujeres

En el cuadro, el índice de masculinidad aparece en la quinta columna. Por ejemplo, la provincia de Catamarca tiene un índice de masculinidad de 98,9. Esto significa que en Catamarca hay, en promedio, 98,9 hombres cada 100 mujeres.

El índice de masculinidad es útil para conocer rápidamente la composición por sexos de la población de una jurisdicción política determinada. Si el índice es mayor que 100, significa que los varones predominan sobre las mujeres; si el índice es menor que 100, son las mujeres las que predominan sobre los varones.

Estas relaciones entre mujeres y varones pueden explicar muchos procesos que ocurrieron en distintas jurisdicciones, como por ejemplo: mayor migración de hombres que de mujeres, mayor mortalidad de hombres, mayor cantidad de nacimientos de hombres, etc.

Analicen la información del cuadro y respondan:

• En la Argentina, ¿predominan las jurisdicciones que tienen más hombres o las que tienen más mujeres?
• Señalen la jurisdicción con mayor dominancia de mujeres y la que tiene más cantidad de varones. ¿Qué fenómenos (migraciones, mortalidad, etc.) creen que explican esa distribución por sexos?
• ¿Cuáles son las jurisdicciones en las que el índice de masculinidad es casi igual a 100? ¿Cómo explicarían esas cifras?

 

¿Qué es un censo de población y vivienda? - orientaciones didácticas

 

Referencias curriculares

Las actividades propuestas pueden ser utilizadas para la enseñanza de los siguientes Contenidos Básicos Comunes de Ciencias Sociales del Tercer Ciclo de la EGB (Ministerio de Educación, República Argentina).

Contenidos conceptuales

• La población. Distribución, composición social, tasas demográficas, estructura ocupacional. Condiciones de vida. Índice de calidad de vida.

Contenidos procedimentales

• Análisis estadístico para la comparación y evaluación de la información social.

Objetivos

Que los alumnos:

• comprendan qué es y para qué se puede utilizar un censo de población;
• interpreten la información censal para analizar procesos sociales y demográficos.

Tiempo estimado

El desarrollo del tema y de las actividades propuestas puede requerir una hora cátedra.

Materiales necesarios

• cuadro
• calculadora

Sugerencias y comentarios
• Para realizar la actividad se sugiere formar grupos pequeños (de no más de tres alumnos).
• Si estuviera a su alcance, se recomienda contar con algunos ejemplares de las publicaciones oficiales del Indec (por ejemplo, el tomo con los resultados definitivos del Censo Nacional de Población y Vivienda 1991 de la provincia en la que reside). De esta manera, los alumnos podrán conocer cómo se organiza y se presenta la información censal para su difusión.
• La actividad de cierre puede consistir en un intercambio de ideas, coordinado por el docente, acerca de las diferencias que existen entre las densidades de población de todo el país. Se sugiere destacar, por un lado, que el dato de la superficie es un indicador que permite relativizar la cantidad de población y, por el otro, la importancia de los procesos de poblamiento en el territorio y la progresiva concentración de población en áreas urbanas.

Sugerencias para la evaluación

Se recomienda evaluar la presentación escrita de los resultados del trabajo grupal y la participación en el intercambio de opiniones respecto de la utilidad de la información censal.

Glosario

Cédula censal: planilla que se utiliza en el relevamiento censal. Sirve para sistematizar la recolección de datos.

Censistas: Personas encargadas del relevamiento de la información censal. En la Argentina, los censistas son seleccionados entre los trabajadores del sistema educativo. Para los censos nacionales de población, dada la magnitud del relevamiento, se convoca, aproximadamente, a unos 400.000 docentes de escuelas públicas y privadas, primarias, secundarias y, algunas veces, de las universidades.

Censo agropecuario: relevamiento de información sobre las principales variables que caracterizan la estructura del sector agropecuario (tipos de ganado, extensión de las explotaciones agropecuarias, tenencia de la tierra, empleo agropecuario, etc.). Dicha información se publica clasificada por provincias. En la Argentina se realizan censos agropecuarios desde el año 1888. Al censo realizado ese año le siguieron los censos de 1937, 1947, 1952, 1960, 1969 y 1988.

Censo económico: relevamiento de datos sobre la actividad productiva de un país, provincia o localidad, agrupados según tres grandes ramas (industria manufacturera, comercio y servicios). En la Argentina, el último Censo Nacional Económico se realizó en 1994; este censo presenta información sobre cantidad de puestos de trabajo ocupados, valor de la producción en las distintas ramas, consumo e inversiones, entre otros aspectos.

Cuadro: elemento gráfico que presenta datos en forma ordenada. Los datos se disponen en filas y columnas. Las filas se leen en forma horizontal y las columnas en forma vertical.

Densidad de población: cantidad de habitantes por unidad de superficie. Habitualmente se expresa en habitantes por kilómetro cuadrado (hab./km2).

Encuesta Industrial Anual: relevamiento de datos para evaluar el sector industrial nacional, tales como valor de la producción, cantidad de trabajadores en la industria, remuneración de los trabajadores, horas trabajadas, consumo de energía en las industrias, consumo, inversiones, etc.

Encuesta Nacional Agropecuaria: relevamiento de información para evaluar diversos aspectos del sector agropecuario nacional. El Indec realiza esta encuesta en forma periódica desde el año 1993.

Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares: relevamiento de datos sobre diversos aspectos de las condiciones de vida de los hogares que hace hincapié en las pautas de consumo (cuánto y cómo se gasta en cada hogar relevado). Las últimas encuestas publicadas por el Indec corresponden a los años 1996 y 1997.

Encuesta Permanente de Hogares: relevamiento periódico que realiza el Indec para evaluar las condiciones de vida de la población en áreas urbanas. La encuesta se centra, sobre todo, en la medición de la desocupación y la pobreza. Se realiza dos veces por año (en mayo y octubre). Cada uno de estos dos relevamientos anuales es conocido con el nombre de "onda".

Indec: Instituto Nacional de Estadística y Censos. Es el organismo estatal que elabora la información estadística oficial sobre temáticas de interés social y económico (población, vivienda, actividades económicas, etc.). Su dirección es Av. Julio A. Roca 615, Buenos Aires.

Además, el Indec coordina el Sidife (Sistema de Distribución Federal de Publicaciones), que es un nuevo canal a través del cual se distribuyen las publicaciones y trabajos del Indec a 161 bibliotecas en 96 localidades de todo el país.

Población total: cantidad total de personas que viven en una unidad política (país, provincia, localidad).

Prueba piloto: relevamiento a pequeña escala, que se lleva a cabo con anterioridad a la realización del Censo. Sirve para ensayar la metodología del censo, para evaluar las técnicas de capacitación y mejorar el contenido de los cuestionarios; para ello se prueban los procedimientos y se corrigen los errores eventualmente detectados.

Superficie: medida de extensión de un área; habitualmente se expresa en km2

Viernes, 10 Agosto 2012 10:45
Publicado en Censos en Bolivia
Escrito por
Leer más ...

La Ruta del Censo 2012

Top Desktop version